martes, 12 de septiembre de 2017

10 Consejos sobre árboles frutales.

A todos nos gusta disfrutar del sabor de una buena manzana o incorporar a nuestros cócteles un buen trozo de limón, además, mucho mejor su esas frutas son de nuestra propia cosecha frescas y recién recolectadas.
En un principio puede parecer costoso y difícil, pero puede no ser así y para que no resulte frustrante aquí os dejamos unos consejos con los que poder iniciar el cultivo de árboles frutales.



1- Espacio.
El espacio es esencial para el buen desarrollo y crecimiento de los árboles. Todo dependerá del tipo de árbol pero a partir de 4 metros de distancia entre ellos es una buena medida.

2- Polinización.
Algunas variedades son autopolinizantes, sin embargo, otras requieren de la intervención de otros factores como el viento , las abejas, mariposas u otros insectos para poder polinizar. Estos datos son importantes a la hora de adquirir los ejemplares en los viveros, merece la pena informarse en el establecimiento.

3- Clima.
Algunos frutales es mejor plantarlos en primavera, mientras que otros prefieren ser plantados a finales de verano o principios de otoño. Conocer estos datos nos ayuda a ganar tiempo en el crecimiento de los árboles.

4- El Hoyo.
Un buen agujero para recibir el frutal es parte importante en la plantación. El agujero debe ser lo suficiente grande para albergar las raíces sin que se doblen o se rompan, además es aconsejable que la profundidad cubra por lo menos todo el sistema radicular.

5- Soltar la tierra.
Al igual que un buen hoyo, es conveniente soltar la tierra alrededor del agujero o lo que es lo mismo cavar más profundo y más ancho de lo necesario para facilitar el trabajo a las raíces, sobre todo en los primeros días y semanas. Este paso suele estar olvidado la mayoría de veces cuando plantamos un árbol y sin embargo ayuda mucho en su crecimiento.

6- El tutor.
La verdad es que este es un buen nombre para denominar al palo u otro elemento que se coloca al lado del tronco del árbol recién plantado para guiarlo en su crecimiento.
No todos los árboles necesitan ser tutorados pero nunca está demás. El tutor puede salvar al arbolito en un día de tormenta con fuerte viento.
Hay que mantener la estaca a una distancia razonable y sujetarla al tronco con sujeciones apropiadas que no dañen la corteza.

7- La plantación.
Llega la hora de plantar el árbol. Extender las raíces acomodándolas en el hoyo con cuidado de no dañarlas a la hora de compactar la tierra. Luego cubrir el resto de las raíces con la tierra previamente extraída o podemos aprovechar para añadir un poco de sustrato.

8- La Tierra.
 Cada frutal necesita unas necesidades de suelo. Podemos aprovechar para informarnos de nuestro tipo de suelo y agregar algún tipo de sustancia en caso necesario. Por ejemplo arena en caso de que nuestro suelo sea muy arcilloso. La arena ayuda a soltar el suelo y al drenaje.

9- El riego.
Al igual que para nosotros, para los árboles, el agua, es parte fundamental y necesaria en su vida.
Debemos tener cuidado con el riego durante las primeras semanas, ya que no nos debemos descuidar pero tampoco exceder.

10- Plagas y enfermedades.
Otra vez la zona donde vivimos nos puede dar muchas pistas sobre las posibles plagas y enfermedades que pueden afectar a los frutales. El trabajo de prevención es el más aconsejable para mantener unos árboles en buena forma.

viernes, 30 de junio de 2017

Cuidados de los Tomates Cherry.

Hola amigos, así es como van nuestras tomateras de tomatitos cherry o cereza.
Una vez plantados los cuidados y las tareas son muy similares a las del resto de variedades de tomate.

Diferentes tonalidades de color en los tomates cereza.


Tutorado.
El tutorado es importante para mantener la planta firme y erguida y para ayudar a soportar el peso de los frutos. Además, favorece la aireación y su exposición al sol.

Poda.
La retirada regular de los brotes axilares o laterales (también suelen salir algunos en la base) permite que los racimos de tomatitos sean más abundantes y vigorosos.

Riego.
El riego debe ser regular y más bien abundante (aunque depende de varios factores) El tomate cherry requiere mucha agua. 

Enfermedades y plagas.
Para prevenir el ataque de insectos como los pulgones, mosca blanca, araña roja es conveniente colocar albahaca en los alrededores para disuadir a estos bichitos.

Recolección.
Nosotros recogemos los tomates a medida que se van volviendo colorados aunque no todos los tomates del racimo lo estén. A partir de los 3 meses, más o menos si se sembraron semillas y alrededor de un mes, si se plantaron las plántulas, es cuando empieza la producción de frutos.

Racimos de Cherry todavía verdes.

Algunos tomatitos empiezan a ponerse colorados.

Las plantas ya han adquirido una altura considerable.

Vista lateral de las tomateras cherry.


domingo, 21 de mayo de 2017

Tomates cherry (cereza) en el Huerto familiar.

A quien no le caen simpáticos estos diminutos tomatitos, capaces de cambiar el aspecto de muchos platos con su color ,sabor y frescor.
Estamos hablando de los tomates cherry (solanum lycopersicum) o tomates cereza. Hoy en día los podemos encontrar en prácticamente todos los Huertos y por ende en la mayoría de ensaladas que elaboramos en casa. De hecho está empezando a desbancar a su versión más clásica en este tipo de platos.


Origen e Historia.
Como multitud de cultivos su origen es Ámerica. No se ha fijado un país en concreto, la zona de origen abarca a Perú, Ecuador y Chile y la fecha de referencia es el año 1800.
De las regiones de los Andes el cultivo pasó a centro-américa y de ahí llegó a Europa y al resto del mundo.




Cultivo en maceta.
Cómo es lógico cuanto mayor sea la maceta o contenedor que albergue a la planta mejor para su desarrollo, pero el cultivo en macetas, muchas veces, se ve limitado por el espacio, por lo que conviene adaptar los cultivos y las macetas a nuestras necesidades.

Por tanto, una maceta con un diámetro y una altura a partir de 20 centímetros es una buena opción para cultivar el tomate cereza.
Si no podemos fabricar nuestro propio sustrato, en las tiendas de jardinería y especializadas podemos encontrar excelentes sustratos para el cultivo en macetas, esponjosos y sueltos.

Cuando cultivamos en maceta debemos prestar especial atención al riego, sobre todo en épocas de calor que es cuando el sustrato se deshidrata con mayor facilidad.

Es aconsejable colocar un tutor en el momento que coloquemos la planta o semillas en la maceta para ayudar a la planta a crecer de forma erguida y facilitar su desarrollo. También tenemos la posibilidad de colocar el contenedor al lado de una celosía o cualquier otra superficie a la que podamos fijar y apoyar el tallo de la tomatera.

Cultivo en el Huerto.
En el Huerto, las plantas, disponen de más superficie y profundidad para desarrollar sus raíces, pero también están más expuestas a los ataques de plagas y enfermedades.

En el Huerto conviene trabajar la tierra previamente y aportar nutrientes y enriquecerla con humus de lombriz, compost casero, estiércol, purín de ortigas etc.

Al igual que en las macetas conviene colocar los tutores necesarios y exponer a las tomateras a pleno sol.  A los tomates les encanta la luz. Lo conveniente es que tengan unas 8 horas de luz.

Plántula de tomatera cereza.

Cuidados y mantenimiento.
Si se trata de plantas de crecimiento indeterminado y las hemos tutorado, debemos de realizar una poda periódica para ir eliminando los brotes axilares para promover el crecimiento de un solo tallo central. Esta labor ayuda a que el aire y la luz circulen mejor por toda la planta por lo que los tomates que obtenemos son de mayor calidad y volumen, aunque hablando de tomates Cherry quizá no sea lo más importante.

El cultivo de perejil ayuda a prevenir el ataque de la mosca blanca.
Podemos continuar con el aporte de nutrientes sin excedernos, cada 20-30 días.
Retirar hojas secas o enfermas de forma periódica.

Tomatera cherry plantada en el Huerto con tutor de caña..

Bueno, aquí os dejamos con el vídeo de las tomateras cherry colocadas en nuestro Huerto:


lunes, 17 de abril de 2017

Fertilizar y abonar el Huerto Ecológico.

Si queremos que la tierra de nuestro Huerto mantenga la fertilidad conviene aportar nutrientes para enriquecerla.
Uno de los productos ideales para esta tarea es el compost casero que hemos tenido madurando durante mese en nuestro compostador.


Ayuda a cuidar la microbiota de la Tierra.

Al aportar compost al suelo de nuestro huerto o jardín cuidamos la microbiota de las plantas. La microbiota de las plantas es algo parecido a la que tenemos los humanos en los intestinos y que nos ayudan con la digestión.
Como podéis imaginar, la microbiota del suelo esta formada por millones de microorganismos (hongos, bacterias, protozoos,etc) encargados de mantener la fertilidad del suelo descomponiendo la materia orgánica.


Compost casero.
Nosotros utilizamos un bidón para almacenar el compost y cuando lo vamos a repartir por el Huerto vertemos el contenido en el suelo y lo vamos recogiendo a capazos.

Manejo del compostador:

Este compost lleva madurando alrededor de unos 7 meses.
Durante este tiempo hemos ido añadiendo materia orgánica para "alimentarlo" y que vaya creciendo. Se trata de ver al compostador como un ser vivo el cual necesita una serie de cuidados para su buen desarrollo.
Entonces, hay que añadir agua si vemos que está demasiado seco y voltearlo de vez en cuando o cada vez que incorporamos más restos.

Esto se consigue con la práctica. Cuanta mayor sea nuestra experiencia menor será el tiempo dedicado a la pila de compost. De todas formas en el peor de los casos es que el compost resultante no sea tan bueno como uno bien madurado. Aún así seguirá aportando nutrientes a la tierra.
Restos sin descomponer en la pila de compost.
Todos los restos de materia orgánica de la temporada pasada que no haya terminado de descomponer bien la podemos utilizar para la base o cama para iniciar una nueva pila de compost.
Estos restos gruesos (restos de plantas grandes o ramas secas) ayudan a que la mezcla no se apelmace y circule bien el oxígeno.


Aspecto de compost maduro.
Abonar y fertilizar.

Como ya hemos dicho el compost casero es un excelente material para abonar y fertilizar la tierra. 
Para ello simplemente debemos repartir la mezcla por todos los rincones de nuestro Huerto o jardín y luego mezclar y remover con la tierra.

Al aplicar el compost en la tierra, estamos modificando la estructura del suelo para optimizarlo y mejorarlo. Esto se consigue con la parte que actúa como abono, mientra que la parte que actúa como fertilizante es más para momentos puntuales en los que buscamos ofrecer a las plantas los nutrientes que necesitan.
Por este motivo los abonos se suelen echar cuando la tierra se prepara antes de cultivar y los fertilizantes se echan a lo largo del proceso de cultivo.

Compost una vez añadido en el Huerto.
Video aplicación de compost en el Huerto:

lunes, 6 de marzo de 2017

Plantando arbustos del Bosque en el Huerto.

Nos encantan los frutos rojos y por eso hemos decidido dedicar un rincón del Huerto a probar con unos arbustos para ver que tal se nos dan.



 Los arbustos que hemos elegido son: una zarzamora, un frambueso y un kiwiño. Este último tiene los frutos de color verde y estamos ansiosos por saborear por primera vez este fruto.
Bueno, vamos con el primero:

1- Rubus fruticosus (variedad BLACK SATIN)

Este es el arbusto conocido como zarza o zarzamora, pero la peculiaridad que tiene esta variedad, muy interesante para nuestro Huerto, es que no tiene espinas, por lo que podemos echarle mano sin preocuparnos por las temidas espinas.
De esta variedad también podemos destacar su condición de planta autofértil por lo que debe de polinizar y dar frutos sin necesidad de tener otros arbustos similares alrededor.

Estos arbustos del bosque suelen ser bastante rústicos, es decir, soportan bien las altas temperaturas y toleran los fríos invernales.
Por lo visto se trata de un arbusto muy atractivo para abejas y otros insectos beneficiosos.

Con esta planta ya podemos disfrutar de todo el sabor de las moras con el menor dolor posible.



2- Rubus idaeus (varieda AUTUM BLISS)

Esta planta de frambuesa es vigorosa y productiva, tiene unos frutos de buen tamaño y con una fructificación temprana.
Se trata de una variedad remontante. Este término lo podéis encontrar cuando vayáis a comprar cultivos y flores, quiere decir que la planta tiene un periodo prolongado de fructificación debido al resultado de los trabajos en la cría, en este caso, de bayas.

La frambuesa pertenece a la familia de las rosáceas y puede llegar a alcanzar los 2 metros de altura. Si os gustan las frambuesas esta es vuestra planta.
Es parecida a la zarzamora (Rubus spp), pero una forma de diferenciarlas es en los frutos, ya que en frambuesa las drupelas que conforman el fruto se desprenden del receptáculo, mientras que en zarzamora se mantienen adheridas al mismo


3- Actinidia arguta "issai"

Y por último pero no menos importante, hemos colocado en la jardinera esta planta de kiwiño. Como su nombre indica es familiar cercano de los kiwis pero con un tamaño mucho menor (como el de una uva) y con la piel fina y sin pelillos, por lo que se suele consumir sin pelar. De no ser así imaginaros la faena de pelar cada fruto minúsculo.

Como los otros arbustos que hemos plantado se trata de una planta trepadora que hará las delicias de nuestro huerto ya que además de ofrecernos frutos la floración es perfumada, lo cual siempre es de agradecer en las plantas.

Se trata de una variedad autofértil por lo que podemos plantarlo de forma aislada.
Es de hoja caduca con una floración que va desde mayo a junio.



Hemos hecho esta jardinera de piedra para albergar a nuestros amigos del bosque. Tiene alrededor de 4 m de longitud por 50 cm de ancha. 


Jardinera de piedra.
La hemos rellenado con tierra del propio bancal pero además hemos añadido, como solemos hacer, un poco de estiércol de oveja, compost casero, cenizas y como extra hemos colocado también unos capazos de arena para que la tierra quede más suelta y facilitar el drenaje.

El lugar escogido no está a pleno sol, más bien se trata de un sitio en semisombra que no está mal para los arbustos del bosque. Como ya hemos comentado son plantas muy rústicas que se adaptan bien a condiciones ambientales diferentes. Quizá lo que más perjudique a las plantas sea que estén expuestas en zona con vientos demasiado fuertes.


Vista parcial jardinera.
Bueno, pues después de hacer un buen agujero para que la planta quepa bien con todo lo que lleva al sacarlas de los contenedores, ya las tenemos colocadas en sus lugares definitivos donde echarán raíces (nunca mejor dicho) o eso esperamos, para que a continuación nos ofrezcan sus frutos.

Se nos había olvidado, también hemos echado el resto de un par de sacos de sustrato que teníamos de la temporada pasada para realizar semilleros. Todo lo que sea enriquecer la tierra siempre es bienvenido.


Las plantas las hemos colocado con casi 1 metro de separación entre ellas. Quizá podríamos haber colocado una más, pero bueno, así tendrán más espacio.
Las hemos puesto delante de una valla metálica para poder ayudarlas a trepar y también para entutorar. De esta forma controlaremos mejor el desarrollo de las plantas y también nos servirán como "setos de ocultación"

Corteza de pino.
Como último detalle vamos a colocar por toda la jardinera, alrededor de los arbustos, esta corteza de pino que teníamos a mano desprendida de algunos troncos y ramas de este árbol.

Al colocar la corteza estamos haciendo una especie de acolchado del terreno que servirá para retener mejor la humedad del suelo y simular (en alguna medida) el suelo del bosque donde se encuentran este tipo de arbustos.
Por otra parte, cabe mencionar que la corteza de pino puede ayudar a albergar diferentes tipos de bichitos y, a lo peor, algunos de ellos les gusta alimentarse de sus hojas o frutos. Ya veremos a ver como queda el asunto.


Vista de la jardinera con los arbustos y la corteza de pino.
Aquí os dejo un par de imágenes del resultado final una vez instalada la corteza de pino en la jardinera. Para finalizar, más abajo del artículo, os dejamos con el vídeo del proceso del plantado de los arbustos.
Muchas gracias por la visita y hasta pronto.

Corteza de pino alrededor de la zarza.
Video sobre el plantado de arbustos del bosque:

martes, 7 de febrero de 2017

Purín orgánico para el Huerto. Preguntas y respuestas.


¿Qué es un PURÍN?

Probablemente los primeros purines fueran los residuos líquidos sobrantes del estiércol producido por los animales, pero hoy en día, debido al interés en los Huertos familiares y la preocupación de los hortelanos por conseguir alimentos lo más naturales posibles a la vez que se preserva el medio ambiente, cada vez son más los purines orgánicos elaborados a partir de plantas silvestres.

Con la utilización de los purines evitamos el uso de productos agroquímicos y pesticidas. Además aportamos al Huerto, que al fin y al cabo es un pequeño ecosistema que generamos en nuestro jardín o parcela, nutrientes muy diversos y microorganismos que ayudan en la fijación de nitrógeno en la tierra para que los cultivos puedan beneficiarse.

En resumen podemos decir que el PURÍN es el resultado de la fermentación de las hierbas seleccionadas para su elaboración.

¿Cómo se comportan en nuestro HUERTO o JARDÍN?

Dependiendo de los ingredientes con los que se elaboren los purines pueden tener diferentes aplicaciones.
En general se utilizan como defensa y prevención contra enfermedades y plagas, y en ayudar a nutrir los cultivos. Esto es, actúan aportando al terreno distintas sustancias aumentando la diversidad de nutrientes, y ya se sabe que en la variedad esta el gusto.
Otra característica muy importante de los purines es el aporte de microorganismos, de bacterias, encargadas de transformar la materia orgánica que se encuentran en el suelo en nutrientes para nuestras plantas. También existen bacterias capaces de fijar en el suelo gran cantidad de nitrógeno y carbono.
Cola de caballo


¿Cómo elaborar el purin?


  • Para la elaboración de estos extractos debemos disponer de un recipiente que no sea metálico (el óxido echaría a perder el proceso) y que disponga de entrada de aire, y si no se le pueden practicar unos orificios, además de agua y las plantas necesarias.
  • Echamos agua dentro del cubo (en el caso de las ortigas 1 litro por cada 100 gramos)
  • Colocar el recipiente en un lugar que no le de el sol y remover, a poder ser, todos los días.
  • Una vez tengamos el purin listo lo colamos por un tamiz muy fino para poder meterlo en un pulverizador y no se atasque al utilizarlo.
  • El purin se puede almacenar en un recipiente bien cerrado durante varias semanas o meses.

Consejos y recomendaciones:

Es muy aconsejable filtrar los restos vegetales que puedan quedar para evitar la pudrición una vez finalizada la fermentación. 

Para una buena filtración se pueden utilizar telas o incluso medias.
Hierbabuena

Es importante que el agua no contenga cloro para que las bacterias afloren sin dificultad. En caso de no disponer de agua sin cloro dejamos el agua del grifo en la intemperie 2-3 días para que el cloro se evapore.


En la siguiente tabla podéis ver algunos de los muchos purines que existen para prevenir y combatir a los bichitos que afectan a nuestras plantas:

Contra
Ingredientes a utilizar
Áfidos
Ajo, menta, ortiga y yerbabuena.
Babosas
Cenizas de ajenjo y ají.
Bacteriosis
Caléndula, capuchina, salvia y verbena.
Chiza
Ají, ajo, helecho y rabano picante.
Gusano cogollero
Ají, anamú y helecho. 
Escarabajos
Ajenjo, botón de oro, rábano y romero. 
Desmineralización
Ortiga y cola de caballo
Garrapatas
Ajenjo, albahaca, limonaria y sábila.
Gorgojos
Ajenjo, ají, ajo y laurel
Larvas de gusanos
Ajo, ají, botón de oro, jazmín
Gusano blanco
Capuchina y cubios
Heladas 
Ortiga 
Hongos 
Chipaca, caléndula, cola de caballo, papayuelo y ruda. 
Hormigas
Helecho, menta, melcocha y hierbabuena 
Minadores
Ajo y ají. 
Moscas 
Albahaca, poleo, ortiga y hierbabuena. 
Mosquitos 
Ajenjo y albahaca. 
Nematodos 
Chisacá y crotalaria 
Pulgas 
Ajenjo, altamisa, albahaca y romero. 
Trips
Ají con ajo
Tabla: mundo-pecuario.com

viernes, 13 de enero de 2017

Las 10 mejores verduras para plantar en macetas.

Si disponemos de un  espacio limitado para hacer un Huerto Casero y nos apetece mucho probar a cultivar nuestras propias hortalizas, existe la posibilidad de utilizar macetas u otros contenedores para el cultivo de estas plantas.

Entre la gran variedad de opciones os proponemos algunas de las que consideramos "las mejores" para el cultivo en macetas, por su facilidad y producción.



Guisantes
10-Guisantes

Es una buena opción para el cultivo en macetas, no requiere un contenedor demasiado grande, crecen rápidamente y sin apenas prestarles mucha atención. Es preferible elegir variedades enanas y mantener cierta humedad en la tierra de la maceta. No necesitan demasiado sol por lo que pueden permanecer en semisombra.




9- Ruibardo
Ruibardo

Un toque de color en el Huerto ya que sus peciolos son largos y de diversos tonos rojizos.
Esta en la lista por tratarse de una planta de fácil cultivo aunque no demasiado popular.
Sus tallos se pueden cosechar varias veces y resiste muy bien el frío.
Es preferible una maceta de buen tamaño y con tierra suelta (sustrato)





8- Rábanos.

Hay variedades muy precoces y además se pueden cultivar en macetas poco profundas y pequeñas.
También existen rábanos de mayor tamaño que requieren de contenedores más espaciosos.
Es aconsejable dejar unos cuantos centímetros de separación entre las plantitas, pero cuando cultivamos en maceta hay que aprovechar bien el espacio.






7- Calabacín.

Es un cultivo de verano fácil de cultivar en macetas que tengan buenas dimensiones (40 cm de diametro) . Suelen dar buenas cosechas y aunque existen variedades más pequeñas podemos cultivar las variedades grandes y cosecharlas con el tamaño que queramos.
Al tratarse de un cultivo propio del verano es exigente en cuanto a humedad, no conviene descuidar el riego.




6- Espinacas.

La espinaca desarrolla muy bien en contenedores. Puede permanecer en sitios sombreados o que no reciban mucha luz solar. No necesitan de macetas grandes ni muy profundas, todo depende de las necesidades nuestras.
Si queremos obtener hojas bien grandes debemos respetar entre 6-8 cm de distancia entre plantas.
Utilizar un buen sustrato rico en materia orgánica y que facilite el drenaje.
A la espinacas no sulen afectarle las plagas aunque hay que echar un vistazo de vez en cuando a los animalitos "comehojas" como pueden ser las babosas y orugas.



5- Zanahorias.

Otra planta que requiere poco espacio y por tanto de fácil cultivo en macetas, aunque agradece los contenedores profundos donde desarrollar una buena raíz.
Es una hortaliza que se suele cultivar en épocas de frío. Se puede escalonar la siembra para alargar la cosecha durante meses.
Necesitan riego regular para evitar que la raíces se agrieten y se sequen.




4- Pepinos.


Existen variedades de pepinos enanas y medianas para hacer el cultivo en macetas más sencillo.
Se recomienda un contenedor de unos 25 cm de diámetro y 30-35 de profundidad.
Lo ideal es colocar en la maceta una estructura, a la hora de plantar, por donde esta pueda trepar. Esto nos ahorra espacio y mejora la cosecha.

Necesitan pleno sol. Son exigentes en cuanto a humedad.
Los pepinos se pueden recolectar durante los diversos estados de desarrollo.




3- Ajos.

Uno de los alimentos más sanos aunque con mala reputación olfativa 😉
Cuando plantamos los dientes de ajo podemos consumirlos tiernos (verdes, ajetes) o esperar a que se forme la cabeza para obtener otros dientes.

Para plantar los dientes lo hacemos a unos 5 cm de la superficie, con la parte más puntiaguda hacia arriba y separados entre ellos 8-10 cm, por lo que se recomienda utilizar una maceta amplia.



2- Pimientos.


Otra hortaliza relativamente sencilla de cultivar en macetas que nos puede dar buenas cosechas.
Hablamos tanto de pimientos "normales" como las variedades picantes como el chile y otro tipo de variedades.
Colocar a pleno sol y en un buen contenedor, cuanto más grande mejor.



1- Tomate.


Sin duda el tomate es el rey de los Huertos y puede que también de los maceto-huertos.
Depende de la variedad de tomate que vayamos a cultivar proporcionaremos a la planta un a maceta de mayor o menor tamaño.

Necesitan mucho sol y un riego regular en épocas de mucha calor. 
Al tratarse de macetas es aconsejable de elegir variedades de crecimiento determinado para no tener demasiado trabajo con el tutorado y el espacio ocupado.


Bueno, pues aquí tenéis 10 buenas razones para montar un Maceto Huerto y empezar a disfrutar. Abrazos. 





domingo, 1 de enero de 2017

Sembrando acelgas amarillas.



Cuando llega el otoño los cultivos típicos del verano, como pimientos, tomates, berenjenas, entre otros, bajan la producción hasta que llega su final de ciclo.
Es hora de dejar reposar la tierra o de buscar otras alternativas con las que vestir el Huerto.
Semillas de ACELGA

Dentro de las opciones de cultivo que tenemos en otoño se encuentra la Acelga (Beta Vulgaris L.). En nuestro caso hemos escogido la Acelga amarilla de Lyon.
Estas plantas se incluyen dentro de la familia de las Quenopodiáceas (plantas sin pétalos como la remolacha y la espinaca). Lo que se suele consumir son las pencas y las hojas, estas son de un buen tamaño, con forma oval acorazonada y con unas nervaduras marcadas que parten del centro del tallo.
Tienen un sabor similar a las espinacas. Nosotros acostumbramos a mezclar estas dos plantas para elaborar unas sabrosas empanadas.



UBICACIÓN
Para sembrar las semillas de la acelga hemos escogido un pequeño bancal elevado que tenemos a un costado de la parcela. Aprovechando las hileras de bloques levantados para colocar los postes y la malla metálica, hemos levantado, a 1 metro de distancia aproximadamente,  un murete de mampostería para poder contener la tierra del bancal.

A la hora de ubicar este cultivo en el Huerto podemos tener en cuenta que no requieren de excesiva luminosidad por lo que no debemos preocuparnos si el lugar no recibe demasiado sol directo.


Bancal elevado de mampostería.
Elección de la variedad.

Bueno, como en la mayoría de cultivos existen diferentes variedades donde elegir. Normalmente seguimos el criterio de la adaptación, es decir, la variedad que mejor se adapta al clima de nuestra zona. 

La acelga amarilla de lyon es una buena opción para nuestra zona ya que resiste bien las heladas y los calores (practicamente se puede cultivar durante todo el año)

Sobre de semillas.
Siembra de las semillas.

Al tratarse de un pequeño bancal vamos a sembrar las semillas de forma directa, esparciéndolas por el terreno, pero no lo vamos a hacer a voleo, sino que las sembraremos de forma simétrica, guardando una distancia entre hileras y entre ellas misma. 

Una vez las semillas están en el bancal conviene cubrirlas con un par de centímetros de tierra, para ello se pueden ir apretando las semillas con los dedos hundiéndolas y cubriéndolas.
Nosotros hemos colocado las semillas en la superficie del terreno y luego las hemos cubierto con una buena capa de sustrato. Previamente hemos regado y después de cubrirlas con el sustrato podemos humedecer la zona otra vez.




















Germinación

Se nos ha olvidado comentar que las semillas de acelga se suelen poner en remojo  uno o dos días antes de la siembra. En nuestro caso no lo hacemos, están sembradas directamente del sobre.
 Dependiendo de las temperaturas las semillas pueden nacer a partir de los 10/12 días o pueden tardar varias semanas.

Cuidados.

La acelga es un cultivo que no requiere de excesivos cuidados, resiste bien enfermedades y plagas.

Es aconsejable un aclareo si en la siembra directa si vemos que las plantas están demasiado juntas (realizar esta labor cuando las platas tienen entre 3/4 hojas)
Prestar atención a los riegos en época de calor. La acelga, al tener mucha hoja necesita que el suelo conserve cierta humedad para poder obtener nutrientes.

El aporte de abono no es imprescindible aunque siempre es aconsejable para mantener la tierra "en forma" para los próximos cultivos que vayamos a plantar en el bancal.
Nosotros realizaremos un aporte de estiércol y compost casero un par de veces durante la temporada.


Propiedades y beneficios.

Una vez podamos recolectar sus estupendas hojas disfrutaremos de unas acelgas ricas en hierro, potasio y vitamina A.
También es una una verdura con mucha fibra para ayudar en el tránsito intestinal y en la prevención del colesterol.

 Espero que os animéis y disfrutéis del Huerto. Muchas gracias por la visita.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...